Estudiantes de zonas rurales reciben dispositivos tecnológicos y apoyo de INBio para ser investigadores de la biodiversidad del país

Ana Ledezma, Enlace periodístico

Heredia 12 de setiembre: Gracias a la iniciativa del INBio a través del Proyecto Cibercolmenas: Comunidades Virtuales de Aprendizaje de la Biodiversidad (www.cibercolmenas.net), serán entregados a diferentes centros educativos rurales del país más de 50 dispositivos tecnológicos, con el objetivo de incentivar estudios de la biodiversidad en los estudiantes.
La entrega oficial será el próximo viernes 30 de setiembre a las 10 a.m., en la Escuela de Poasito de Sabanilla en Alajuela.
Entre los equipos destacan; GPS, cámaras fotográficas digitales y binoculares, los cuales estarán a completa disposición de los estudiantes para despertar el interés por la investigación de la biodiversidad local.
El proyecto Cibercolmenas en su tercera etapa, busca incentivar el uso de la ciencia y la tecnología tanto en el aula, como en áreas silvestres protegidas y el ciberespacio, además de generar vivencias de aprendizaje que estimulen a estudiantes de primaria y secundaria a construir conocimiento y valores respecto a la biodiversidad de su localidad. Su metodología pretende mejorar la enseñanza de las ciencias naturales, aplicando un enfoque constructivista e implementando el conocimiento en el uso de comunidades virtuales.
En la actualidad más de quinientos estudiantes de zonas rurales del país, realizan sus proyectos de investigación, los cuales tratan del estudio de hongos, mariposas, hormigas, aves, insectos, árboles, crustáceos, moluscos, plantas medicinales, entre otros y cuentan con el apoyo de los científicos del INBio, tanto en la identificación de especies como en la guía de sus proyectos .
La experiencia ha sido enriquecedora para los estudiantes que emprendieron esta labor, indica Daniel Araya, estudiante del Colegio Ambientalista de Pejibaye; “nuestro proyecto consiste en el estudio sobre las plantas medicinales, investigamos sobre su cantidad, uso y la ubicación geográfica de ellas en nuestra comunidad, con el fin de hacer un mapa de distribución, será muy útil, me gusta mucho y es muy interesante”, también Valeria Romero de la Escuela República de Corea en Quepos afirma; “ha sido muy bonita la experiencia de conocer sobre los hongos y su diversidad, además aprendo mucho al salir al campo”.
Para Ronald Gamboa de la Unidad de Educación de INBio y coordinador del proyecto, este esfuerzo ha tenido un gran significado; “Es impresionante ver el desenvolvimiento de los estudiantes, tanto en el campo como en la comunidad virtual, el aprendizaje de las ciencias se ve favorecido porque se le da herramientas interactivas y atractivas al estudiante, las ideas afloran de manera más natural, y la observación en el campo les permite conocer la biodiversidad que poseen sus comunidades, en este punto comienzan a valorarla, por supuesto que me llena de orgullo pertenecer a un proyecto de esta magnitud”.
Por su parte Michelle Coffey, directora de programas de la Fundación CRUSA comentó ”la fundación dona este equipo, con el fin de ser un incentivo que sirva para despertar la imaginación en los estudiantes, ingrediente principal de la creación y que los conocimientos derivados de su uso y aplicación, sean a favor de la construcción de una mejor y más equitativa Costa Rica.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.