Una semana para agradecer su ayuda desinteresada.

Este año, del 5 al 9 de diciembre INBio se une en una celebración muy especial.  Un festejo a esa persona que tiene la convicción de que para recibir, no hay mejor camino que dar, personas que desinteresadamente se unen al servicio de otros, personas con la firme convicción de que nadie puede llegar a la meta, si no llegamos todos.

Esta primer semana de diciembre festejamos  a los voluntarios, a las personas que sin ganancia ni ambición de lucro, nos apoyan a nosotros y a muchas otras organizaciones que ayudan a nuestro país a marchar hacia adelante; personas que no aparecen en nuestra nómina, sin embargo, están siempre presentes en la labor diaria dispuestos a tender una mano.

El voluntariado es, desde hace ya varios años, un sistema muy importante de cooperación en el que las personas colaboran, sin goce de sueldo o remuneración económica, para el correcto funcionamiento y mejora de causas políticas, sociales y económicas, entre otras.   En INBio nos sentimos agradecidos con estas personas pues reconocemos que, un trabajo de esta categoría requiere de un compromiso mayor, que va más allá de lo material y que es gracias a su participación que muchas organizaciones en nuestro país logran alcanzar sus objetivos y  seguir creciendo en su labor, sin que esto represente un reto económico, en estos tiempos de crisis.

Por esto, les mandamos un caluroso abrazo a todos nuestros voluntarios, y les agradecemos públicamente por su importante labor al ayudar desinteresadamente y servir a nuestra comunidad o al medio ambiente por decisión propia y libre.  En palabras de Charles Dickens: “Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes.” 

Esta entrada fue publicada en Eventos. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.