El arrecife coralino

Stylaster roseus es una especie que forma parte de los corales marinos del Caribe costarricense. Foto: Nick Hobgood

Rodrigo Gámez, El Financiero

Dicen los expertos que los arrecifes de coral son las estructuras vivientes más grandes que existen en la tierra. El mayor del mundo es el conocido como la Gran Barrera de Coral, en la costa norte de Australia, que mide más de 2.000 km. Le sigue el Arrecife Mesoamericano, en el Caribe, frente a la costa de Yucatán, Belice, Guatemala y Honduras. Su tamaño es como de un tercio del australiano.
Los arrecifes son el equivalente en el mar de los bosques lluviosos tropicales: ambos representan las formaciones naturales más ricas en biodiversidad que existen, producto de 3.800 millones de años de evolución de la vida en el planeta.
Su ubicación es tropical, porque los corales que son animales muy pequeños, requieren para crecer temperaturas tibias, en el rango de los 20°C-28°C. Pero además necesitan de mucha luz solar, por lo que se ubican sobre la plataforma continental cercana a la costa, a profundidades que pueden llegar a los 50 metros. Así es como crecen mejor y más rápidamente en aguas limpias y cristalinas, en las que la luz alcanza fácilmente el fondo marino.

Perfil del arrecife del Parque Nacional Cahuita, Jorge Cortés

Un arrecife es una estructura física muy sólida, formada por capas de un material calcáreo, un tipo de cemento, que los corales depositan alrededor de ellos mismos durante su crecimiento. Al morir el coral, esa estructura calcárea sirve de base para el crecimiento de la siguiente generación de corales, en un ciclo sin fin en el tiempo. Un arrecife tarda así cientos de miles de años en formarse.

Colpophyllia natans. Foto: Nick Hobgood

El resultado es una estructura o barrera paralela a la costa, en un medio rico en nutrientes, que unido a la claridad y mayor tranquilidad de su aguas, da como resultado formaciones de belleza extraordinaria. Los arrecifes están poblados por miles de otras especies de animales, plantas y microorganismos, de las más diversas formas, tamaños y colores. Por eso son el deleite no solo de científicos sino de turistas, fotógrafos y cineastas.

Conozca más sobre los importantes arrecifes coralinos de Costa Rica con esta interesante guía de Jorge Cortés y Alberto León. Arrecifes coralinos del Caribe de Costa Rica está disponible en nuestra tienda en INBio, Santo Domingo de Heredia o puede visitar nuestra página www.inbio.ac.cr/editorial, también puede adquirirlo en Amazon.com.

Esta entrada fue publicada en Ambiente. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.