Beneficio y costo de conservar

El Financiero #798 del 13 al 19 de diciembre 2010

Una percepción muy común en el mundo de la economía y los negocios es que conservar la naturaleza es un obstáculo para el desarrollo. Por esto es muy interesante ver los sólidos argumentos económicos que demuestran lo contrario y que están emergiendo del mismo mundo de los economistas.

Un importante ejemplo es el conocido “Informe Stern sobre la Economía del Cambio Climático”, publicado por el Gobierno Británico en el 2006, que analiza el efecto de dicho cambio en la economía global.

El informe muestra que el costo de controlarlo sería gigantesco, de alrededor de 1-2% de la riqueza global mundial, pero que los beneficios serían de 5-20 veces mayores.

Llama la atención el hecho que otro informe divulgado por Naciones Unidas sobre la “Economía de los Ecosistemas y Biodiversidad” (TEEB), señala que el caso de salvar los bienes y servicios de los ecosistemas (tales como aire y agua limpios, la polinización de las plantas, las medicinas, o la fertilidad de los suelos) es, desde un punto de vista económico, aún más poderoso que el del cambio climático.

Según el TEEB, el valor de tales bienes y servicios oscila entre 10 y 100 veces el costo de conservar los entornos naturales y las especies que los suministran.

Este estudio señala que la resistencia a internalizar el valor de la biodiversidad seguirá agravando su destrucción y por ende sus costos. Ya de hecho se ha perdido más de una tercera parte de ella.

Pavan Sukhedv, el economista líder del TEBB, señala: “Necesitamos hacer un enorme cambio en el pensamiento humano y en nuestras actitudes hacia la naturaleza”.

Como ejemplo, el informe afirma que en el futuro a las comunidades se les deberá pagar por conservar la naturaleza en vez de usarla; o que a las compañías deberán establecérseles límites más estrictos de lo que pueden tomar del ambiente, imponiéndoseles multas o más impuestos.

En este contexto, y a pesar de limitaciones y contradicciones, Costa Rica va entonces por buen camino.

Esta entrada fue publicada en 2010. Guarda el enlace permanente.