Beneficios novedosos de las bacterias

El financiero. 23 de Agosto 2014

En una columna anterior comentábamos un artículo del científico Andrew Beattie sobre la importancia que tienen las bacterias para los humanos y todos los seres vivos.

Es asombroso que, además del creciente conocimiento de su descomunal número y la descripción de nuevas especies, también aumentan los descubrimientos científicos sobre su utilidad para nosotros.

Además de su conocida importancia industrial, agrícola y alimentaria, emergen ahora novedosos usos industriales metalúrgicos.

Dos géneros de bacterias (Leptospirillum y Ferroplasma) abundan en sustratos que contienen metales básicos o preciosos. Son capaces de procesar compuestos químicos (sales) de estos metales, “secuestrando” el metal en su interior, que luego se extrae y recupera de las bacterias.

Cuando los metales están en altas concentraciones, el proceso se denomina “biominería”, y cuando las concentraciones son bajas, como en desechos tóxicos, el proceso se llama “biorremediación”.

Otro género (Deinococcus) se utiliza para limpiar desechos radioactivos, mientras que otras bacterias se usan para consumir derrames de petróleo. Deinococcus es un grupo megadiverso de bacterias que vive en ambientes extremos calientes, fríos, radioactivos o bajo enormes presiones (el fondo del mar), en los que pareciera imposible que exista vida.

El uso actual de este recurso bacteriano genera miles de productos con aplicaciones médicas e industriales que valen miles de millones de dólares. Esto lo ilustra una bacteria “termofílica” (Thermus aquaticus), común en fuentes termales, de la cual se obtuvo una enzima (Polimerasa Taq) que dio origen a una enorme variedad de empresas biotecnológicas.

Las bacterias nos ayudan en formas muy diversas, desde la regulación del desarrollo y la fisiología de nuestros cuerpos hasta el suministro de alimentos y recursos para industrias novedosas.

 

Esta entrada fue publicada en 2014. Guarda el enlace permanente.